Etiquetas: ,

Viejas cartas

Le Punk en Siroco (13.06.09)

Hace tiempo que Le Punk es un grupo especial, por no decir uno de los grandes. Ya no son una sorpresa ni deben confirmarse, nada tienen que demostrar. Ahora es el momento de disfrutar de ellos como al grupo al que echaremos de menos cuando nos falte, aquel por el que los futuros fans se lamentaran de no haber podido ver en directo. Su repertorio ya es amplio, y en él caben tanto éxitos, canciones bandera, como pequeños tesoros, esperados por muchos de nosotros y que rescatan de vez en cuando como un regalo. Le Punk se presentaron el pasado viernes en Siroco, que podría ser su segunda casa, sin su sección de viento, dando un descanso para los también miembros de No Reply. Ante esta ausencia, clave en el sonido del grupo, defendieron la mayoría de las canciones con solvencia. Para otras, en las que era imposible disimular, como El delito del amor, pidieron ayuda al público. Ya avisaron de que más que un concierto sería una fiesta, y así fue.

El caso es que esta formación insólita: guitarras, bajo y batería, o lo que es lo mismo, Alfa, Joe, Dani “Patillas” y Nacho dio para demostrar dos cosas. En primer lugar, la gran estabilidad del grupo. Pudimos ver la esencia del grupo sobre el escenario, y es que ellos son los pilares que sustentan Le Punk. Queda claro que lo que no te mata te hace más fuerte, y tras los problemas grupales que azotaron la presentación de No disparen al pianista, su segundo álbum, la banda da muy buenas sensaciones, de unidad y confianza. Por otra parte, el viernes más que ningún otro día quedó clara su naturaleza. A Le Punk se le ha tratado de etiquetar mil veces, siempre en base a sus diversas influencias y a los matices de su música, desde al tango a los sonidos balcánicos pasando por lo canalla y cabaretero. En realidad, "no es más que" un grupo de rock.

El concierto fue más relajado de lo normal, con Joe dejándose llevar más que nunca en los solos o con Alfa atreviéndose con el rap de Europa. Atacaron bien pronto con canciones como Sol de enero o Así me va, usadas otras veces para terminar. Rescataron, para alegría de muchos, Canalla, declaración de intenciones de La logia de la canalla. Entre otras, destacaron la espectacular La Virgen de la Soledad o Nacemos solos. Y ya en los bises enlazaron los dos singles de Mátame: Quién se acuerda de mi (desnudo e invicto) y Te llevo en el corazón. El grupo se despediría, como viene siendo habitual, con Compañeros, cerrando un concierto tan intenso como familiar.

Texto de Bruno Corrales
Fotografía de Pablo Cantó

2 comentarios :

Saryn dijo...

:)

Pablo dijo...

Estuvo genial, había mucha complicidad con el público y se notaba, aunque a ratos parecía que Alfa estaba deseando dejarnos la tarea de canta para poder echarse un cigarrito. Con Le Punk la industria tabacalera está salvada, de eso no cabe duda, jeje.
Gracias por nombrarme, aunque las fotos son malas a más no poder, cuánto mal han hecho los móviles con cámara, ugh.