Etiquetas: ,

Descubriendo muñecas rusas

Amigos Imaginarios en El Sol (16.04.10)

Daban casi las once de la noche y el panorama no era el ideal. Hombre solos, algunas parejas, dos chicas allí sentadas. Amigos Imaginarios presentaban esa noche Muñecas Rusas en Madrid, y tan buen disco se merecía mayor expectación. Pero, como siempre, sólo eran conclusiones apresuradas, pues todo comenzó a cobrar color en El Sol justo antes de que comenzara el concierto. Eso sí, del todo curioso el silencio sepulcral que guardaba el público, por otra parte entregado y atento, a sabiendas de lo que les esperaba. Al fin, llegaba el momento, y la banda ya estaba sobre el escenario. En el centro Santi Campos, voz y guitarra, además de compositor. A un lado se situaba el omnipresente (y muy talentoso) tecladista Charlie Bautista, y completaban la banda Jesús Montes al bajo, Ester Rodríguez a la guitarra y Sebastián Giudice en la batería.

Ester Rodríguez
Santi Campos sorprendía a todos al comenzar a cantar sin usar el micrófono, siendo la canción elegida para abrir el concierto era la preciosa Cleopatra, reina de África. Este detalle fue tan arriesgado como acertado en esta situación, pues el tema ganó en intensidad, y eso que en condiciones normales ya la tiene, y mucha. Amigos Imaginarios es de esos grupos con buenos discos pero mejores directos. Lo que puede sonar tranquilo y sosegado en el álbum gana muchos enteros y potencia sobre el escenario, reverb incluido. Se puede llegar fácilmente a la conclusión de que se trata de una banda de rock con una buena colección de perlas pop en su repertorio. Destacaron canciones del nuevo álbum como El hombre menguante, Cabos sueltos o Un poco más feliz, y por supuesto rescataron temas de su anterior disco, El Maestro de Houdini, grandes canciones como Una educación católica, Lobos e insectos o Disco del mes.

Pero eso no fue todo, pues también hubo lugar para volver a los orígenes, y es que hace unas semanas la banda realizó en Fotomatón una trilogía de conciertos, cada uno de ellos dedicado a interpretar al completo sus tres primeros discos, tanto los publicados por Santi Campos como en los que ya constan como Amigos Imaginarios, de ahí que se reencontraran con temas medio olvidados como Mejor dormir, de su primer disco. Amigos Imaginarios, que parecen reivindicar los conciertos cortos (aunque, realmente, este no lo fue tanto), terminaron con la única canción del nuevo disco que les quedaba por tocar, la melancólica Canción del frío. Pero no estaría bien terminar esta pseudocrónica sin destacar a Ester Rodríguez, encargada de la guitarra rítmica y los coros, que no sólo se convierte en un contrapunto perfecto a la voz de Santi Campos, sino que aporta unos coros de primera división, además de una gran actitud.

En definitiva, una banda más que recomendable que en directo supone una experiencia reparadora si es que se duda de la salud de la música en nuestro país. Su nuevo disco, Muñecas rusas, está ya disponible en Cd en Fnac, desde la web de Rock Indiana y desde la propia web oficial de la banda. Además, lleva unas semanas disponible en descarga gratuita en Bandcamp. Y se anuncia también edición en vinilo... Nos dejan casi sin excusas.

Texto y fotografía de Bruno Corrales

2 comentarios :

Saryn dijo...

me gusta (:

Víctor Hugo. dijo...

Sí, la verdad es que como dices el ambiente inicial era raro, pero luego la cosa cambió radicalmente para bien. Y también me llamó la atención el respeto, el silencio y la atención prestada hacia el trabajo de la banda. Te seguiré por aquí de vez en cuando si no es molestia. La crónica que hice del mismo conciertazo está en mi blog www.du-dum-dum.blogspot.com

Saludos.